Paysandú, Noticias e Información Departamental, Comercial, Referencias del Uruguay

 

Miércoles 11
de Agosto de
1999

EL TIEMPO: Fresco con nubosidad y chaparrones dispersos.

ACERCA DE PAYSANDU
Paysandú Ciudad...
REFERENCIAS DEL CENTRO DE NUESTRA CIUDAD

ACCESO EN MODO
TEXTO #

La información
local de hoy aquí
LOCALES

NOTICIAS
NACIONALES

EDITORIAL
Los males de la agropecuaria básicamente están afuera

PAGINA
PRINCIPAL

http://paysandu.com

DIARIO
EL TELEGRAFO
EN FORMATO PDF


ROTARY CLUB PAYSANDU- ESTE
Conozca la Escuela de Hortifruticultura

POLITICA
Diversos escritos, desde las páginas personales del edil sanducero Dr. Gustavo Elizondo

LA CALAGUALA
Turismo serrano en Uruguay

DIRECCION DEPARTAMENTAL DE SALUD
Río Negro Uruguay

REGISTRARSE
Para hacer uso de "encuentros" y acceder a material especial que allí se publica
*ENCUENTROS*
un espacio para intercambiar mensajes con usuarios de distintas partes del Mundo

EL TELEGRAFO DIGITAL

EDITORIAL

 

Los males de la agropecuaria
básicamente están afuera
Las economías de los pequeños países pierden cada vez más espacios en el comercio internacional. Esto le está ocurriendo también al Uruguay, hasta en forma dramática si se quiere, en buena medida por no haber acertado elevar el punto de mira en el momento apropiado y sólo habernos quedado con Brasil como cliente «preferido», lo cual consecuentemente nos ató a sus vaivenes económicos.
Un país como el nuestro, básicamente rico en productos primarios, se encasilló de este modo en lo que concierne a la colocación externa de la mayoría de sus bienes transables, con la excepción de aquellos pocos —textiles, cueros, citrus y algunos no tradicionales— que no cuentan con «nichos» en el MERCOSUR y que con esfuerzo logran competir en mercados internacionales más lejanos.
La actual grave crisis brasileña, que a los efectos comerciales comenzó a mediados de enero pasado al decretarse la devaluación de su moneda, aunque algo tardíamente les «abrió los ojos» a muchos industriales y productores uruguayos acerca de este riesgo.
No es ajeno a ello el sector de los productos lácteos, de los cuales Brasil era un muy fuerte comprador hasta hace poco y este año casi «desapareció» de la lista de los clientes habituales, provocando situaciones críticas como las que ha vivido CONAPROLE.
Si bien en los últimos meses el país vecino ha comenzado a retomar su corriente de negocios en la adquisición de estos productos, todavía la demanda alcanza apenas una fracción de la tradicional, lo que alimenta aquí la formación de sobrestocks, la merma de la actividad de procesamientos industriales y, peor aún, la caída de los precios, que golpea directamente sobre la economía de los productores, ya de por sí afectados por los insoportables problemas que sufren los restantes rubros agropecuarios. La industria láctea, por su parte, tuvo que redoblar esfuerzos en la apertura de nuevos mercados y la ampliación de los ya existentes, con resultados positivos en algunos casos y no tanto en otros. Pero en todos, invariablemente acotada por un marco de sobreoferta y reducción de precios al que no es ajena una nefasta política de subsidios aplicados por naciones ricas que de tal modo destruyen los intentos de otras menores por desarrollarse, aunque no sea ese el propósito inicial.
Peor aún fue lo ocurrido con la cebada cervecera, en previsión de cuyo procesamiento para la colocación en Brasil la empresa Cervecería y Maltería Paysandú realizó hace unos años una fuerte inversión en silos y en el fomento de su producción. En este caso no solamente nos quedamos sin el comprador, sino también asistiendo a un quebranto de las reglas que los socios del MERCOSUR habíamos acordado, puesto que el país vecino prefirió ignorarlos para beneficiarse provisoriamente con los precios de dumping que le ofrecían los países europeos a través de sus exportaciones subsidiadas.
En el caso de la falta de mercados para la colocación de la lana —lo que lleva incluso a que Central Lanera Uruguay acentúe con énfasis la producción de carne ovina, en un supremo esfuerzo por acercar posibles vías de salida al productor— si bien la causa no es la misma, igualmente conduce al mismo nulo resultado: prácticamente no exportar. La crisis de los mercados bursátiles asiáticos, donde Australia y Nueva Zelanda —los principales productores de esta fibra animal— tenían el fuerte de sus colocaciones, ha determinado que primero, sus stocks se abarrotaran y luego se vieran impulsados a salir a colocar la lana en otros mercados menos habituales para ellos, aumentando la competencia para nuestra oferta y, obviamente, bajando los precios internacionales del producto.
Y para no quedar en eso, veamos lo que ocurre con el maíz, que tiene excelentes perspectivas de producción en el momento, al punto de anticiparse una cosecha récord. Lamentablemente, también su precio ha sufrido una baja enorme, a límites poco menos que desconocidos como fruto de una sobreabundancia notoria debido a que los norteamericanos simultáneamente logran una producción fenomenal.
Por todo esto, es atendible que el sector agropecuario nacional esté atravesando uno de los más difíciles momentos de su historia, porque aún los que logran seguir trabajando y a la vez obtienen buenos resultados en el campo, luego se enfrentan a obstáculos insuperables que les restan toda expectativa de «cosechar» el merecido fruto de su esfuerzo.


  retorna a página principal --------------------------arriba


Es una presentación de, EL TELEGRAFO digital Paysandú 1997-98-99 ©
edición de lunes a sábados antes de las 15:00 (hora local) 18:00 (GMT)
ELTELEGRAFO@paysandu.com